Top

Una de las mayores preocupaciones cuando tenemos previsto marchar al extranjero a estudiar idiomas es qué meter exactamente en la maleta. Preparar el equipaje puede llegar a ser un verdadero quebradero de cabeza, y es lógico ponerse nervioso ante la idea de decidir qué llevar o qué no llevar. Como no es una tarea fácil, os vamos a dar algunos consejos útiles y sencillos para hacerlo más llevadero, porque en el fondo se trata de ser prácticos, empezar a hacer los preparativos con antelación y tener en cuenta ante todo cuál va a ser nuestro destino, qué climatología nos espera y por cuánto tiempo permaneceremos allí.

Si eres joven y estás estudiando, si quieres aprender de verdad un idioma, si te preocupa tu futuro profesional y no ves salidas laborales en España, porque en nuestro país los horizontes laborales están muy acotados y cada vez es más difícil encontrar prácticas, sobre todo remuneradas, no lo dudes. Es el momento de irte fuera, salir al extranjero, buscarte la vida y aprovechar las opciones laborales que ofrecen otros países, con la ventaja de que además aprenderás un nuevo idioma, con fluidez, con naturalidad, porque no hay nada mejor para hablar y conocer una nueva lengua que estar en contacto con gente que habla ese idioma en la calle, en el súper, en el trabajo, en un bar o en una cafetería.

La adolescencia es una época complicada, todos la hemos pasado. Dejas de ser un niño y te empiezas a dar cuenta de cómo ha cambiado tu pensamiento y tu visión de la vida en los últimos meses. Inconscientemente cambias tus prioridades, siempre tienes ganas de pasar tiempo con tus amigos, la cantidad de deberes y el nivel de estudio se incrementa; descubres el mundo de la noche, pasas horas jugando a la videoconsola, haces deporte casi a diario,… y sin darte cuenta, empiezas a notar que te faltan horas para hacerlo todo.